Familias de aves

Arbusto de Sumatra / Garrulax bicolor

Pin
Send
Share
Send
Send


5-6 cm de largo.

El cuerpo de las púas es bastante alto, redondo, con la cabeza puntiaguda. El color de la carrocería es verde brillante, neón.

Forma de reproducción, quimera, criada artificialmente.

En la naturaleza, vive en el sudeste asiático, Sumatra en corrientes lentas.

Manteniendo en el acuario

Es mejor mantener las púas en grupos en un acuario de 50 litros de volumen. Estos son peces bastante activos y quisquillosos, por lo que no se deben plantar con peces lentos y sin prisas, especialmente con aletas de velo, ya que serán perseguidos y cortados por las aletas. Pero se sienten muy bien en compañía de púas de otras especies y colores. Las púas se ven especialmente bien en acuarios decorados con plantas vivas, enganches y piedras. Pero al mismo tiempo, debe haber áreas libres de plantas para nadar. Las púas saltan bien, por lo que se requiere una cubierta en el acuario. Les encanta el agua limpia y rica en oxígeno, por lo que una buena filtración y aireación son muy deseables, así como cambios de agua semanales de alrededor del 25%. Los parámetros hidroquímicos del agua para el contenido son los siguientes: pH 6,5 - 7, temperatura 24 - 26 grados, dureza 5 - 18 grados alemanes.

No tienen pretensiones en cuanto a nutrición, comen perfectamente cualquier alimento seco y congelado industrial acorde, así como alimento vivo.

Reófito de sumatra

  • Dedicado a la memoria de un amigo y colega en hobby Eduard Montay

Probablemente, casi todos ustedes en los recuerdos de la infancia descubrirán cuán rica y asombrosa era la vida en ese momento. Cada día trajo muchos nuevos descubrimientos. En las orillas de un estanque ordinario, uno podría pasar horas estudiando varias libélulas, caracoles, ranas y otras criaturas vivientes. O, acostado de espaldas en la hierba, mirando en forma de nubes que atraviesan el cielo realizando una actuación "celestial" que solo tú puedes entender. Desafortunadamente, a medida que envejecemos, esas cosas ya no brindan tanto placer y, a veces, ni siquiera las notamos. Pero esta nostalgia engaña. El hombre, por naturaleza, sigue siendo siempre un investigador y, habiendo conocido algunos fenómenos, se apresura a buscar otros.

Rara vez un acuarista se contentará con una sola especie de pez o planta durante varios años. Un ansia irresistible por lo desconocido lo empujará a adquirir más y más nuevas mascotas. Sin embargo, a partir de cierto momento comienzas a comprender que el círculo de objetos vivos apto para mantenerse bajo el agua no es tan grande. Además, también se unen sistemáticamente en grupos (familias, género), cuyos representantes tienen morfología y condiciones de detención similares. Por ejemplo, las plantas de la familia Aroid están representadas en acuarios, como regla, por Cryptocorynes y Anubias ya aburridos. No sorprenderá a nadie con pistia de aves acuáticas y lenteja de agua. A menos que sea posible observar la transición en 2010 del último de los Ryaskovs a los mismos Aroids, los taxonomistas discernieron, no obstante, la inflorescencia de esta planta de hoja única.

En este contexto, el reciente desarrollo en el acuario de una serie de aroides reofíticas de la isla de Kalimantan parece revolucionario. En particular, los representantes del género Bucephalandra en un período de tiempo bastante corto no solo se establecieron firmemente en los reservorios domésticos de los recolectores, sino que también se usan activamente en el paisajismo acuático.

Resultó que no solo Kalimantan es rico en sorpresas, sino también la vecina isla de Sumatra. Aunque parecería que podría haber algo nuevo cuando el barbus de Sumatra (Puntiustetrazona) ha sido uno de los peces más populares entre los acuaristas durante varias décadas?

Hace varios meses, a través de un moscovita K. Pakhomov, recibí una planta de Indonesia Furtadoasumatrensis... A pesar de que he estado interesado en representantes de la familia Aroid durante varios años, ni siquiera sospechaba la existencia de un nombre tan genérico. La única asociación era solo el nombre de la famosa cantante canadiense Nelly Furtado, pero sería ingenuo creer que la planta lleva su nombre.

Una búsqueda rápida en Internet aclaró la situación. Resulta que el género Furtadoa consta de solo dos especies y lleva el nombre de C.X. Furtado, investigador de la flora del sudeste asiático, de origen indio. El nombre, por cierto, no es del todo desconocido en los círculos de acuarios, en particular, describió a Cryptocoryne nurii en 1935. Es simbólico que dos años después Furtado tuviera en sus manos una planta que sería nombrada en su honor solo después de la muerte del botánico en 1981, pero no la describió en detalle, sino que hizo solo una modesta suposición: "Quizás esto es un nuevo género ". El japonés M. Hotta realizó una descripción completa de la nueva planta, de acuerdo con todos los cánones de la botánica moderna, durante una expedición a la parte occidental de la isla de Sumatra. Para mí, todas estas estadísticas áridas causan solo un desconcierto: ¿por qué nosotros, los acuaristas, nos enteramos de una planta descubierta y descrita hace más de 30 años?

En el primer momento después de recibir F. sumatrensis, tuve dos opciones para responder a esta pregunta: o la planta es difícil de cultivar en casa o la región de su crecimiento es de difícil acceso para los recolectores. De cara al futuro, diré que la primera versión resultó ser completamente infundada.

Recibí un nuevo visitante de Sumatra en dos formas, que se diferenciaban por el color de los pecíolos y las hojas jóvenes: rojo y verde. Exteriormente, los arbustos resultaron ser similares a las Anubias del grupo Barter: son de tamaño pequeño (hasta 20 cm de altura), un rizoma rastrero, con placas de hojas ovoides que se extienden desde él en pecíolos delgados.

Ambas plantas se sembraron en invernadero con solución nutritiva. En este caso, esa elección fue completamente aleatoria: me guié por el principio "Donde hay espacio libre, lo plantamos allí".

Existe una idea errónea entre los amantes de la naturaleza de que las condiciones del invernadero son ciertamente mejores que las condiciones del acuario. De hecho, esta afirmación no siempre es cierta. En este sentido, propongo reflexionar sobre el término "plantas reofíticas". Este grupo de hidrófitos incluye plantas que crecen en corrientes rápidas de agua. En la naturaleza, tales biotopos tienen las siguientes características distintivas: la constancia de la composición química del agua y su baja dureza. Estas dos condiciones son las más fáciles de cumplir en un acuario. El medio acuoso, debido a la viscosidad y la capacidad calorífica significativamente más altas en comparación con el aire, suaviza casi cualquier diferencia en las condiciones de detención. Además, la mineralización de casi todas las soluciones de nutrientes de invernadero es prohibitivamente alta (TDS = 500-1000 ppm), y no todas las plantas pueden resistir el choque osmótico que se produce cuando se trasladan a un entorno de este tipo. Por lo tanto, la misma bucephalandra es mucho más fácil de mantener en un acuario. Según la literatura, el Sumatran Furtadoa también es un reófito típico que crece en las rocas a lo largo de las orillas de pequeños arroyos con una corriente rápida.

A pesar de todos los "peros", ambas formas de furtadoa dominaron perfectamente sobre la arcilla expandida que se les proporcionó como sustrato. La variedad roja con envidiable constancia (una vez cada semana y media) me deleitaba con una hoja roja joven, que a medida que envejecía adquiría colores verdes más familiares, a través de los cuales aún asomaba el “rubor de niña”. La forma verde, además de hacer crecer la masa de hojas, florecía casi continuamente, liberando yema tras yema. Por lo general, la floración abundante ralentiza el crecimiento de las plantas, pero en este caso, esto no afectó de ninguna manera la tasa de crecimiento. Al principio traté de mantener el pH de la solución entre 6.0-7.0, pero la posterior transición a agua con pH 4.5 no afectó a los arbustos, lo que demuestra sus extraordinarias cualidades adaptativas.

En la primera reunión, la inflorescencia de Furtadoa no causa emociones entusiastas. Oreja (espádice), hoja de cubierta (colcha): nada especial. Muchos acuaristas dirán: "Como anubias". De hecho, esto se puede expresar sobre las inflorescencias de casi todos los representantes de la familia Aroid. Todo lo más interesante se esconde en los detalles.

Como recordamos, en Anubias, las flores unisexuales se diferencian: las flores femeninas se ubican en la parte inferior de la oreja, y las masculinas se ubican en la parte superior. Por ejemplo, en el Acorus, que también perteneció anteriormente a esta familia, el espádice está uniformemente cubierto de flores bisexuales. Furtadoa es un vínculo evolutivo intermedio entre estas plantas familiares para todos los acuaristas. Tiene flores femeninas y masculinas, aunque distribuidas a lo largo de toda la oreja, siguen siendo unisexuales.

Las flores femeninas en la parte superior del espádice, así como las flores masculinas en la parte inferior, son estériles. Se les puede llamar rudimentos que han perdido sus funciones en el curso del desarrollo evolutivo de flores bisexuales a flores unisexuales más perfectas. Sin embargo, para ver todo esto, es necesario quitar mecánicamente la hoja de cobertura de la inflorescencia, o al menos una parte de ella: el invitado de Sumatra resultó ser muy "tímido" y durante el proceso de floración solo abre un pequeño espacio en la colcha por un corto tiempo.

Los procesos vegetativos en Furtadoa emergen de yemas latentes en el rizoma, como en Anubias. La similitud con estos nativos de África es tan grande que si no fuera por las diferencias en la estructura de las inflorescencias, F.sumatrensis deberían llamarse los primeros "Anubias asiáticos".

Hay muy poca información sobre el contenido submarino del reófito de Sumatra. Las recomendaciones generales aún son difíciles de formular, por lo que describiré solo un ejemplo de una experiencia exitosa, cuyo autor es A. Litvinov de Voronezh. En su acuario con un volumen de 250 litros y una altura de columna de agua de 40 cm, la forma roja de furtadoa muestra una tasa de crecimiento pausada, produciendo una hoja por mes. Además, cada nueva hoja es más grande que la anterior. La planta en sí está atada por su rizoma a una pequeña piedra. El acuario está equipado con una lámpara fluorescente de 220 W y un sistema de suministro de CO2... Parámetros del agua: pH 6,6. dGH 8 °, kH 3 °, temperatura 24-25 ° C. En estas condiciones, las lentejuelas plateadas, características de bucephalandram, aparecen en las hojas. No es posible lograr un "efecto glamoroso" con el contenido de invernadero.

Es demasiado pronto para poner fin a la historia de Furtadoa. Lo más probable es que esta planta todavía tenga algunos misterios reservados para los acuaristas, por lo que es apropiado terminar la historia de hoy con las palabras de A. Pushkin:

Oh, cuántos maravillosos descubrimientos tenemos
Prepara el espíritu de iluminación
Y experiencia, hijo de errores difíciles,
Y un genio, amigo de las paradojas,
Y el azar, dios es un inventor.

D. Loginov, Revista "Acuario" Nº 4 de 2013.

Créditos de las fotos: D. Loginov y A. Litvinov

Pin
Send
Share
Send
Send